Archivo mensual: marzo 2014

Prólogo: Algún día fui tuya.

Alzó la mirada por encima de las copas de los desérticos edificios. Ya no quedaba nadie en la milla de oro. Tan solo un puñado de ardillas correteaban ociosas por el resquebrajado pavimento donde antaño no hubiesen podido, entre coches … Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario