A la muerte

A la ingrávida muerte
Que en silencio patrullas la noche
Que no hay quien de esconderte
Que tres igualdad a los hombres

Oh muerte ¡tramposo sicario!
que aguardas en cualquier esquina
Ora al comerciante de esclavos
Ora al enviado y mesías

Así al prosaico y al fervoroso
así al guerrero y al espía
¡Oh reina de todos nosotros!
¡oh madre de toda vida!


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s